jueves, 7 de diciembre de 2006

puerta

Se tiene que hacer una puerta para poder cerrar este cuarto. Para hacer una puerta primero tienes que tomar las medidas con las que se hará el marco. Y a partir de eso, la medida que bote el marco te determina el ancho de la puerta. Ahora depende de que material va a ser la puerta. Más simple es la puerta de triplay, contraplacada, encolada, lleva sus filos de madera y lista. Las puertas de madera son más elaboradas y necesitan más trabajo, porque pueden llevar tableros, molduras, necesita mayor tiempo. Luego de que tienes las medidas, haces el marco de madera dura, puede ser cedro o tornillo. La puerta ya hecha se pinta con laca, selladora o pintura no más. Luego se lija para suavizar las asperezas y de ahí, se le da una segunda mano de pintura. Se hace lo mismo con los marcos de la puerta. Una vez concluido esto, se lleva la puerta y los marcos al lugar en donde será colocada. Los tres palos del marco se arman en el mismo lugar, por si no coinciden las medidas o hay que acoplar el marco, reduciendo su tamaño con serrucho. Se arma el marco, con dos clavos a los lados y se coloca en su lugar. Se le cuelga la plomada para ver el nivel y si está colocada perpendicularmente al suelo (ello se hace para que la puerta pueda cuadrar bien y cerrar correctamente). Finalizada la colocación del marco, se procede a poner la puerta. Si la puerta no cabe o no entra exacta en el espacio que le corresponde, pues se traza con un lápiz los lados que quedan sobrando. El tamaño sobrante se reduce con un cepillo o garlopa. Se presenta la puerta, para ver si calza exactamente en su lugar. Si ello es así, entonces se procede a colocar las bisagras. Si no, pues vuelves a cepillar hasta que dé el ancho exacto. Por lo regular son tres las bisagras que se ponen, o cuatro, en el caso de que sea una puerta grande. Las bisagras van con tres tornillos, pero se colocan dos o uno, primero. Cuando la puerta ya está en su sitio, se ponen todos los tornillos que faltan. Ahora sólo falta la chapa. Se coloca en el taladro la sierrita circular que hace el hueco por donde atraviesa la chapa. Luego de hacer el hueco grande, se le hace un hueco al costado, o sea al filo de la puerta, para que salga por ahí el macho. Asimismo, se hace un hueco en el marco, donde se coloca a la hembra. Así la puerta podrá cerrar y quedar completamente instalada. Pruebas una o dos veces que la puerta abra y cierre bien, y que funcione la chapa, echándole seguro presionando el pestillo y luego quitándoselo. De esta manera la puerta está lista para cumplir su función, sirviendo de paso y permitiendo o impidiendo la entrada y/o salida del cuarto. Una vez concluida la colocación de la puerta, me encierras en este cuarto, le echas llave bien y te vas.

2 comentarios:

Languidstillness dijo...

alaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

que alucinada es esto!

:/

tierradepromision dijo...

Y yo?.. donde me encierro?