jueves, 19 de agosto de 2010

discrepanza


el titulo de este post no tiene nada que ver con lo que a continuación voy a escribir pero se me ocurrió ponerle así. estuve anoche en Metro comprando pan y cuando fui a pagar a la caja, luego de haber seleccionado con mucha perspicacia en qué caja hacer la cola, había una señora joven medio pituca comprando tres o cuatro cosas, entre ellas, una máquina de afeitar. entonces cuando vi la maquinita pensé en qué diablos usaría la señora ese aparato. primero me vino a la mente, se afeitará las axilas, ¿las piernas?, no creo, de hecho usará alguna crema depiladora o no sé. luego de haber pensado en las axilas, no quise pensarlo pero lo pensé: se afeitaría el pubis. y como cuando uno piensa no puede controlar la velocidad en la que las ideas y las imágenes empiezan a discurrir en nuestras cabezas, se me ocurrió pensar en que quizás la señora podría hacerse figuras, dándole formas variadas a su vello púbico, quizás la forma de un corazón, el mapa del perú, una esvástica o el símbolo de la paz. y bueno, stop. la señora ya había terminado de pagar sus compras y se iba a quién sabe dónde y a hacer qué y la cajera me estaba esperando para cobrarme la bolsa de pan y las pilas triple A que también me iba a llevar. sólo espero que el sujeto que estaba atrás de mi en la cola no haya pensado que me iba a meter las pilas al culo o alguna cosa por el estilo.

2 comentarios:

Zangela dijo...

jajajajjajajajajaajjaa
no me esperé ese final, JP

Languidstillness dijo...

me gusta! (qué fb!)