miércoles, 16 de enero de 2008

tubibak

Ya vine, ya llegué, ya raspó el suelo la llanta, ya sonó. Tres días en ciudad ajena, en el norte. Viendo, escuchando, comiendo y tomando. Sudando. Tres vasos de chicha morada helada consecutivos, rápidamente consumidos, sin respirar. Ahhh. Duchas frías, ropas breves, lentes de sol. Taxi ticos amarillos, para aquí y para allá. Una invasión amarilla jodida. Con el mp3 Eisley me acompañaba. También los criollos. La salsa imprescindible. Días y noches subiendo y bajando el ascensor, caminando el largo pasadizo hacia la habitación. Ocupando la compu del living para el messenger con la gente. A comer. Almuercitos, desayunitos, lonchecito. Picarones, manjar blanco. A ver dame un helado de coco, una cremolada de fresa, una limonada frozen. Coca helada porfa. ¿Tienes fanta?. Qué difícil encontrar una bodega por allá. Todos son locutorios, cabinas, copias. Llamadas, llamada. Cambio, cambio. En la playa, mucha gente, mucho calor, agua bien fría, olas tranquis. Mi primera incursión al pacífico no fue en lima. Vengo con dulces, vengo volando, vengo con fotos, con papeles, con poca plata. Lógico. Otra vez a moverme en la localía, otra vez a caminar en esta vereda, con esta humedad y con la gente.

4 comentarios:

busy bossy dijo...

de vuelta a la capital
vuelconbac jp

Blogs Peruanos 2008 dijo...

otra vez a sentarse en la combi y mirar a lima bajo el sol de enero. chevre el texto, bien fluido

Eqiz dijo...

legible

Kinky Devil dijo...

Y YO ACA CAGADADE FRIO CONCHESSSS...



como dirisa el gordocasaretto