jueves, 13 de septiembre de 2007

GENERACIÓN EN LIQUIDACIÓN

n u d o s t e a t r o p r e s e n t a :
GENERACIÓN EN LIQUIDACIÓN-un espectáculo sin intereses-

Carolina Barrantes . Sheillah Gutiérrez . Sandro La Torre Fernando Neyra . Ana Paula Rey
Dirección: Mario Ballón

Centro Cultural Teatro de Cámara Parque Óvalo Boyar 315 - San Isidro
(Alt. cdra. 28 Av. Arequipa. A la espalda del ex cine Orrantia)

Temporada del 15 de setiembre al 14 de octubre del 2007

Sábados 8pm y domingos 7pm

Entrada General: S/. 10

Capacidad Limitada
Informes: 97433635 / 99406664














23 comentarios:

Anónimo dijo...

Es lamentable que una creación colectiva quede en bromas superfluas y en reflexiones ociosas sobre una generación sobre la que podría decirse más que los diálogos sosos y predecibles que esta obra de las "jóvenes promesas" nos presenta. Está por demás reiterar, como se ha hecho infinitamente en las publicidades que han precedido a este estreno, que el director está recién incursionando en los terrenos de la dirección teatral, pues es obvio que falta mucha, mucha, experiencia en este terreno. Aunque no quisiéramos ser duros, debemos decir que solo lo podría salvar su calidad de novato en el arte de la dirección teatral -calidad, afortunadamente -para él-, en la que se ha hecho hincapié en varias oportunidades en la página de la Católica, en RPP y en diversos medios en los que se ha hecho difusión de este lamentable estreno. Si no se hubiera dicho tantas veces que esta es su primera dirección, no se justificaría el rato de tedio y hastío que provoca ver esta obra mal dirigida. No podríamos aventurarnos a afirmar que se trata de una "joven promesa", pues las intuiciones mostradas en la puesta en escena dejan muchas ventanas abiertas y pocas intuiciones certeras sobre lo que un montaje debería transmitir al público. Poco recomendable...

Anónimo dijo...

Es lamentable que una creación colectiva quede en bromas superfluas y en reflexiones ociosas sobre una generación sobre la que podría decirse más que los diálogos sosos y predecibles que esta obra de las "jóvenes promesas" nos presenta. Está por demás reiterar, como se ha hecho infinitamente en las publicidades que han precedido a este estreno, que el director está recién incursionando en los terrenos de la dirección teatral, pues es obvio que falta mucha, mucha, experiencia en este terreno. Aunque no quisiéramos ser duros, debemos decir que solo lo podría salvar su calidad de novato en el arte de la dirección teatral -calidad, afortunadamente -para él-, en la que se ha hecho hincapié en varias oportunidades en la página de la Católica, en RPP y en diversos medios en los que se ha hecho difusión de este lamentable estreno. Si no se hubiera dicho tantas veces que esta es su primera dirección, no se justificaría el rato de tedio y hastío que provoca ver esta obra mal dirigida. No podríamos aventurarnos a afirmar que se trata de una "joven promesa", pues las intuiciones mostradas en la puesta en escena dejan muchas ventanas abiertas y pocas intuiciones certeras sobre lo que un montaje debería transmitir al público. Poco recomendable...

Anónimo dijo...

Por suerte para los participantes, este es un "espectáculo sin intereses". Imaginamos que sin intereses de trascender. En ese sentido la obra cobra total sentido, mas no relevancia.

Carolina Barrantes (yo sí pongo mi nombre) dijo...

¿qué? ¿te dolió? jajaja. ¿somos lamementables no? Definitivamente lo somos para gente parametrada y sin imaginación como ustedes. Está demás decir que queda un poco superflua (palabra que también ultiliza el anónimo de las 4.23am, que dicho sea de paso le debe haber causado hasta indigestión ver esta creación colectiva para estar escribiendo a estas alturas de la madrugada. Bueno el anónimo de las 6.53am tampoco se queda atrás), en fin, queda bastante superflua la crítica de anónimo 1 al referirse 16 líneas a que el director es un novato, sin explicar adecuadamente por qué lo piensa. ¡¡Ya pues hijito!! ¡Economiza un poco de palabras para argumentar tus puntos! En fin, entiendo que a ustedes, específicamente a tí anónimo 1, no se te pueden dejar "puertas abiertas", y te debemos indicar el caminito para resolver el laberinto. ¿Qué quieres? ¿Que además te demos un mensaje como conclusión final de nuestro trabajo? ¿Qué intuiciones certeras vamos a darte? Estamos mostrando una creación realizada en base a lo que NOSOTROS creemos, sentimos, percibimos de los jóvenes de clase media de nuestra sociedad. Punto.
¿Te parecen bromas superfluas la cantidad de niños enchufados a un aparato televisivo porque sus padres deben trabajar o porque no les interesan sus hijos?, por poner un pequeño ejemplo. ¿No te gustó la forma? ¿Esperabas algo realista? Bueno, no nos provocó hacerlo realista.
Pero bueno ya basta de tanto palabreo. No es mi especialidad hacer la crítica de una crítica, jaja, lo mío es HACER, ACTUAR, no hablar de hacer o de actuar. HACER - CONSTRUIR un personaje que salga desde mi alma y compartirlo con el público.
Y si quieres criticar mi actuación no te mandes con un rollo, enfréntame en un escenario.

¡Ah!,para el anónimo 2, nos estás haciendo trascender al recordarnos y escribir sobre nosotros. Gracias.

Anónimo dijo...

Me llamo Jorge Luis Bobadilla, para que no digan que los anónimos son cobardes. También puse mi nombre...

Jorge Luis Bobadilla dijo...

No todos somos actores, no todos HACEMOS. También existe otra parte de la vida intelectual, y es la de los que observan y dan una opinión. A eso, se le llama criticar y es también válido y, muchas veces, necesario. Por otro lado, no tengo que enfrentarme con nadie en el escenario, eso no es lo mío. Recomiendo, eso sí, saber escuchar críticas negativas. A veces, los actores quieren solo escuchar alagos; suele ser una profesión que convierte a la gente en un poco megalómana. No dudo de que su trabajo les guste y seguro le gusta a otros espectadores. Pero las opiniones, de quien sea, son válidas y merecen respeto. En la vida no solo vas a escuchar que eres una gran actriz o que tu obra fue maravillosa. Ojalá que esta generación nueva no tenga el terrible defecto de la presunción típica de los que viven del aplauso del público.

Jorge Luis Bobadilla dijo...

¿Cómo se te podría enfrentar en el escenario?

Jorge Luis Bobadilla dijo...

¿Cómo se puede enfrentar en el escenario? Es el teatro alguna clase de lucha entre actores? El que se enfrenta al público son los actores. Quienes somos espectadores no tenemos por qué enfrentar a nadie. Por último, la palabra 'ti' no lleva tilde.

Humberto Valdivia dijo...

Ojalá que la siguiente salga más trabnajada y con un trabajo de dirección más cuidado y , maduro. Cincido con el Sr. bobadilla, en varios aspectos, pero creo que no debemos ser tan drásticos con un grupo de actores (y el inexperimentado director). Ya vendrá poco a poco la madurez necesaria para la profesión actoral. Saludos...

carolina barrantes dijo...

disculpa por la tí. jajaja. fue la emoción del momento la que me llevó a esta irreverente tildada del pronombre personal incorrecto.
tienes razón jorge luis. es que soy picona, y mucho, pero no sólo va por ahí, pienso que no justifiscaste tu crítica, de verdad, no es por joder. me gustaría que lo hagas en realidad para saber por qué alguien piensa que este director es tan terrible. yo no veo la obra entera, la siento, sí, y veo casi toda. y, a pesar de no poder hacer un comentario global, encuentro lo que veo como un buen trabajo, en todo caso ni hablar pésimo o mucho menos. ya no hablaré del buen director que ha sido en el proceso, porque aquí hablamos de un producto final, osea, lo que tú ves.
de hecho alguien me dijo luego de leer esta página: "¿para qué respondes una crítica? No se responde una crítica." bueno, yo creo que sí, para sostener mi punto de vista (de una manera muy pasional, soy consciente, pues estoy adentro de la chamba). si entra mi ego en jüego pues es natural, me gusta, no pretendo que mis comentarios en el blog de mi amigo juan pablo apolaya sean de índole científica, ni mucho menos.

no sé qué significa megalómano, mi vocabulario no es muy extenso en realidad. me imagino que va por egocéntrico, estirado, qué se yo,mmmm, quizás en mi caso sea cierto pero no el de los actores en general. a cualquier pintor, escritor, bailarín, etc., debe también gustarle saber el por qué de una crítica que hacen acerca de su trabajo cuando la ven poco justificada.

en cuanto a lo de enfrentar, utilicé mal la palabra quizás, vendría a ser...pararte frente al público, hacer mi personaje (o algún otro), ponerte en los zapatos de quienes trabajaron, para luego juzgar su trabajo, para entenderlo más. para mí no son válidas las críticas destructivas, como creo que fue la tuya. yo sé que las críticas constructivas (no siendo éste el caso) pueden llevar a mejorar un trabajo, pero hasta ellas, pienso, te ofrecen simplemente UNA visión del trabajo. Tampoco me parece válido criticar luego de haber ido UNA vez a ver un trabajo, así sea la columna del crítico de un prestigioso periódico, es una opinión de alguien que escribe bonito y que le pagan para que el público se divierta leyendo su floro. Además, ¿qué pasa si estabas estreñido y la función te pareció una mierda?, ¿si vas luego de recibir una alegría muy grande?, quizás la obra obra te parece genial. ja. jaja (no te creas, soy consiente de que con este comentario mi floro, me gusta la palabra floro, también pierde fuerza, o quizás aumenta). jaja. pero bueno, me voy por las ramas. El punto es que, para mí, una crítica no tiene esa validez de la que me hablas si es que el crítico no estudia realmente el producto en cuestión, si es que no llega a conclusiones a las que el promedio llegaría luego de ver el trabajo. una crítica automática y sin estudio la creo muy superficial.

finalmente, dentro del teatro existe el campo de la improvisación teatral. aquí puedes ver un ejemplo del enfrentamiento entre actores en un escenario. se enfrentan en todo momento para ver quién llega más al público, quién lo conquista.

Jorge Luis Bobadilla dijo...

megalomanía.

(Del gr. μεγαλο-, de μέγας, grande, y μανία, locura).

1. f. Manía o delirio de grandezas.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

(Puedes consultar www.rae.es cuando no conozcas una palabra)

Jorge Luis Bobadilla dijo...

Una similitud gástrica entre actores y críticos

Una hecho que parece no haber sido advertido por la señorita Carolina es que no solo los críticos pueden sufrir de estreñimiento. Los actores también pueden sufrir transtornos gastrointestinales. En este punto, podemos encontrar una similitud entre el oficio actoral y el del crítico: la labor del crítico, tanto como la del actor, es justamente no dejarse perturbar por esas incomodidades somáticas al momento de realizar su trabajo: en el primer caso analizar y en el segundo actuar.

Por un lado, los actores estreñidos, diarreicos, deprimidos o eufóricos deben saber gobernar dichas sensaciones y adoptar las exigencias que su personaje requiere; esa es su labor.

En ese aspecto, la del crítico, es muy parecida. Sí pues, puede estar estreñido, pero la responsabilidad que tiene como crítico es saber dejar de lado su estreñimiento. Esa es la idea.

Sin ser demasiado agudos, podemos deducir que ese control no es obligación del espectador lego. Claro que, si la obra está bien consumada, olvidará, al menos durante la función, esa desagradable incomodidad que usted usó como ejemplo: el estreñimiento.

Por otro lado, para poder tener el derecho de dar una opinión, nadie está condenado a ver, por segunda vez, una obra que le ha parecido insufrible. Si no me gustó un espectáculo, ¿por qué estaría condenado a verlo nuevamente?

Cambiando de Tema, lo superfluo de una broma no es el tópico del que se trata (se pone como ejemplo en un comentario anterior "la cantidad de niños enchufados a un aparato televisivo porque sus padres deben trabajar o porque no les interesan sus hijos"). En realidad, si se analiza bien la cuestión, descubriremos que lo superfluo proviene de la manera, del modo o de la guisa con que se trata el tema. Podemos abordar temas trascendentales o preocupantes como la falta de escrúpulos, los niños "amamantados" por la televisión, o del terrorismo internacional, por último, pero ello no garantiza que sea sugerente desde el punto de vista humorístico. Salvando las distancias, para ser justos, muchos programas humorísticos demuestran que no es el tema el que le da un valor artístico a la broma, sino el modo en le que se lo toca.

Una cosa más, se le respondió al anónimo 2 que "los estaba haciendo trascender al escribir sobre ellos". Sí, puede ser, pero no siempre quienes "trascienden" lo hacen por cualidades positivas. Han "trascendido" Adolfo Hitler, Abimael Guzmán y Jorge Rafael Videla y no por cuestiones ciertamente positivas. Si lo quieren ver así, escribir sobre esta obra sí los hace trascender. Ello, sin embargo, se demuestra con solo tres ejemplos, no asegura la calidad de la muestra.

Para terminar, si mis opiniones no son válidas por no haber "estudiado realmente" el "producto" (una palabra fea para referirse a un montaje teatral, palabra proveniente de la la cultura de la "sociedad de consumo", tema tocado en el "producto"), creo que las opiniones de quienes forman parte del "producto" y del proceso tampoco son críticas válidas. Es más, no solo no válidas, sino tampoco cumplen con un requisito básico: la objetividad, lo que las vuelve más inválidas aún. Baste recordar la conocida frase "no se puede ser juez y parte".

PD: ¿Es la "emoción del momento" la que también te impide usar las mayúsculas cuando son petinentes?(me refiero a esa emoción que dices que te abrumó y que te hizo poner "tí")

Carolina Barrantes dijo...

responde no más, no la pienses tanto!(uy! se me olvidó poner mayúsculas al iniciar la oración. ta madre! si me entiendes, ¿cuál es el problema? Uso el lenguaje para hacerme entender y lo logro.)

bueno, te me fuiste por las ramas con roche. Insisto:


"Es lamentable que una creación colectiva quede en bromas superfluas y en reflexiones ociosas sobre una generación sobre la que podría decirse más que los diálogos sosos y predecibles que esta obra de las "jóvenes promesas" nos presenta. Está por demás reiterar, como se ha hecho infinitamente en las publicidades que han precedido a este estreno, que el director está recién incursionando en los terrenos de la dirección teatral, pues es obvio que falta mucha, mucha, experiencia en este terreno. Aunque no quisiéramos ser duros, debemos decir que solo lo podría salvar su calidad de novato en el arte de la dirección teatral -calidad, afortunadamente -para él-, en la que se ha hecho hincapié en varias oportunidades en la página de la Católica, en RPP y en diversos medios en los que se ha hecho difusión de este lamentable estreno. Si no se hubiera dicho tantas veces que esta es su primera dirección, no se justificaría el rato de tedio y hastío que provoca ver esta obra mal dirigida. No podríamos aventurarnos a afirmar que se trata de una "joven promesa", pues las intuiciones mostradas en la puesta en escena dejan muchas ventanas abiertas y pocas intuiciones certeras sobre lo que un montaje debería transmitir al público. Poco recomendable..."·

¿te parece, ésta, una crítica constructiva? responde ESO. ¿justificada?, ya que hablas de la validez de las críticas.

aparte, y en concreto:

1. sí, hablo de un producto. soy una persona que pertenece a una sociedad consumidora. como te dije, no me creo nadie para juzgar a una sociedad entera, muestro lo que yo veo en ella y en mí. no me parece triste, me parece sincero.

2. Lo de que mi opinión es pasional y que evidentemente está contaminada con emociones personales, te lo escribí YO, no tienes ni que explicármelo.

3. Lo que me interesa es esto:
"Por un lado, los actores estreñidos, diarreicos, deprimidos o eufóricos deben saber gobernar dichas sensaciones y adoptar las exigencias que su personaje requiere; esa es su labor."
ya que hablas del estreñimiento, la diarrea, depresión y euforia que debe controlar o no un actor al representar un personaje, entrando así en el tema actoral y hasta teatral en sí (no sólo metiendo floro de lo mal director que es un pata y bla bla bla, sino criticar de verdad) pues bien, hazlo, pero de verdad, no sólo para hablar bonito, juzga mi personaje, a nivel de acciones, de composición de acciones, el vínculo de estas con las cualidades básicas del personaje, sus niveles de energía, fluidez, fuerza, dirección, eso en cuanto a construcción de personaje; también puedes criticar su vínculo con el espacio, para darte una ideita, su rol (en este caso evidentemente no realista), etc... No sé, tengo curiosidad. Si no, algo también sobre la obra, pero como te digo, sin floro, criticar de verdad. O sea, no: "no me gustó la forma" je. no pe!

Jorge Luis Bobadilla dijo...

Ya, ok, lleguemos al acuerdo que quieres: es una obra maravillosa. Punto final. (Mejoraste con el uso de las mayúsculas, te felicito)

Jorge Luis Bobadilla dijo...

Crítica "de verdad": vos sos Dios, sos lo más. Ya el ego quedará satisfecho.

carolina dijo...

ayer escribí algo, hoy no lo encuentro, no se grabó. llegué en la noche y vine a ver si había una respuesta. basta!!! ando mal! por qué tengo la necesidad de responder? y me di cuenta de que ahora puedo hacerlo: responder cuando algo no me parece, cosa que no solía hacer.

te juro que no es por seguir defendiendo la obra, pero recordé que el propóisito inicial de trabajar en el proyecto fue hablar de por qué siempre nos quedamos callados, por qué no defendemos lo que queremos, por qué pedimos permiso antes de hablar, como si sintiésemos culpa de hacerlo, como si no debieramos habcerlo. el rumbo del proyecto cambió, pero esa parte la llevo dentro. parece que el trabajar eso ha cambiado algo en mí y ahora tengo un poquito más de fuerza para protestar cuando algo no me parece. Entregué mucho de mi corazón en este proceso y al hacer tu comentario me lo rompiste. chau!

Anónimo dijo...

Los comentarios de Bobadilla están a la altura de cualquier comentario "profesional" de un periódico internacional. Esta es la manera usual de hacer comentarios en paises europeos, donde el teatro es cosa del pueblo.
Yo no he visto la obra y no sé si Bobadilla tenga razón. PERO creo que hace su labor de la forma más objetiva posible y para nada destructiva...Si toda crítica que incluyera en algun momento la palabra "mal" fuera evitada, no existiría el 90% de ella en el mundo.
A la chica le aconsejo que si está convencida de haber hecho algo bien, que simplemente lo siga haciendo así como a ella le gusta, pero meterse con los críticos es un a zona que no pertenece a los directores y menos aún a los actores, pues sus comentarios no se pueden considerar, ya que la crítica sólo es materia del que ve la cosa desde afuera y con otros ojos
osea: cada uno con su tarea!

Jorge Luis Bobadilla dijo...

Solo una cosa más al respecto de un comentario de la señorita Carolina que, de alguna manera, refleja uno de los aspectos criticables de la obra y de una manera de pensar sumamente nociva. Ella firma:

"sí, hablo de un producto. soy una persona que pertenece a una sociedad consumidora. como te dije, no me creo nadie para juzgar a una sociedad entera, muestro lo que yo veo en ella y en mí. no me parece triste, me parece sincero."

Si la gente pensara así, es decir, si las personas no tuvieran pensamiento crítico frente a una situación que no es deseable, justa o beneficiosa, como se trasluce en su comentario "no me creo nadie para juzgar a una sociedad entera", entonces, señorita, seguiríamos siendo colonia de algún país europeo; usted, como mujer, no podría haber estudiado en la universidad (aunque por sus errores ortográficos y su falta de vocabulario pareciera que no ha sido así); y seguiría existiendo la compra y venta de esclavos. Juzgue, señorita, para no ser uno más del rebaño.

Metiche dijo...

Oigan, ya cállense! Señor B., usted ya dio su punto de vista sobre la obra (el cual no creo que necesite justificarse más: no le gustó el montaje por tener recursos pobres y primariosos, según su punto de vista). No se dedique a vanagloriarse con nimiedades como su amplio manejo del lenguaje y tonterías que no van al caso.
Señorita B., por más que piense que el señor no tiene fundamento alguno, usted no debería entrar en furias y escribir lo primero que le pasa por la cabeza, sin pensarlo una vez, porque termina dejando en bandeja los motivos que usa el señor B. para dejarla mal parada.
Sin nada más que decir me despido muy divertida por su debate.

pd: Los dos son los señores B. Qué bonito...

Otro metiche dijo...

Qué tela que alguien se meta en un blog para zanjar una discusión. Se supone que estos espacios son para que la gente discuta y qué importa si se desvía un poco el tema, total...

metiche dijo...

Qué tela que digas eso siendo también otro metiche, zanjando la posibilidad de desviar su discusión por el lado quye yo, libremente quería. Uhhhh, qué tela, qué tela...

carolina dijo...

quería decirle algo a uno de los anónimos que escribió hace poco:

entiendo que la crítica presenta un lenguaje fresco, que puede darnos una apariencia muy interesante, inteligente y sencilla, o sea, es muy claro lo que dice, muy fácil de entender, pero hay que ver el fondo, no su forma y ver qué se pretende con la crítica.

es peligroso, porque como tú, la gente confunde esa apariencia inteligente, que en realidad lo único que nos dice en 16 líneas es: el director es un novato, luego de simplemente decir, y no decir el por qué: "Es lamentable que una creación colectiva quede bromas superfluas y en reflexiones ociosas sobre una generación...", no dice nada más acerca de la obra. se queda en algo muy flojo: desbaratar al director sin decir por qué.

cae en el mismo hueco que todas las críticas de prestigios periódicos acerca de obras de teatro: no analizan el fondo de la obra y su composición. no me encuentro con un argumento real, en cuanto a contenido, de por qué no le gusta lo que vio, y de qué características tiene esta creación colectiva que, para él, no funcionan. no se puede quedar en que el director es un novato y repetirlo de divertidas formas en 16 líneas. eso no dice qué problema encuentra. estamos acostumbrados a juzgar sin saber, (en juzgar sólo para construir frases que sabemos que cautivarán y de paso hacemos mierda algún trabajo que intenta compartir y decir algo a su entorno). no sé si así será en países europeos, a mí no me parece correcta ni directa una crítica que no dice absolutamente nada de lo que vio, sólo dice: "es una mierda" y lo dice de una manera interesante y formalmente bien hecha (formas) ¿sabe algo de teatro, por casualidad? ¿algo? porque la crítica es acerca de una obra de teatro, con el formato de creación colectiva.

no quiero demostrar que el trabajo que se presentó era bueno, malo, novedoso, simplemente quiero defender mi punto de vista de por qué creo que esta crítica es bastante floja, en contenido, no en forma.

Yo creo que podrías releerla, ¿realmente te parece constructiva? la encuentro totalmente destructiva. destruye, no construye.

no es un impulso colérico el que me lleva a escribir esto. para mí es algo importante, tal vez lo confunden ya que lo que escribo no se ve "serio", no me gusta lo serio, mi forma no es seria, no me interesa que lo sea, y eso no le debería restar importancia. no quiero poner adornos. quiero decir algo concreto.
en fin, creo que necesitamos a personas que critiquen la estructura, el contenido, la representación, la visión plástica, el movimiento. la composición en general. pero no que nos tiren una "buena - mierda".
yo sé, eso no se hace desde hace mucho tiempo aquí en el Perú, una crítica real de teatro, no sé cómo será en Europa.

jorge luis, no me importa tener mala hortografía ni bocavulario pobre, ni escribir con MINÚSCULAS al eMpEzAr las oraciones (que dicho sea de paso, lo hago porque estéticamente me parece más atractivo, y sé que me vas a entender de todos modos, que es lo que importa), créeme, tengo otros recursos, que para mí con más... originales, divertidos, mmm no sé, ni siquiera me importa describirlos con palabras, pierden un poco su verdad y fuerza.

Renato Vizcarra dijo...

Acabó el 2007 y encuentro algunas menciones en la red y prensa local:

- Alonso Alegría:
http://www.peru21.com/comunidad/Columnistas/html/Alegriaindex.html
http://www.peru21.com/comunidad/columnistas/Html/2007-09-27/alegria0790769.html
- Perú Critic:
http://www.geocities.com/perucritic/index.html?p=67
http://www.geocities.com/perucritic/index.html?p=58
- Sergio Paris:
http://loquemasmegustode.blogspot.com/

No se si el pequeño mundo de los críticos, y los autores de estos comentarios, palidezcan ante el valor y brillantez de bobadillas. Definitivamente "alguien" ha trascendido con la frase "me llamo NN para que no digan que los anónimos somos cobardes" (aplausos)

Como a alguno le ha de gustar parecer intelectual, recordemos parte de una carta del buen Nanaqui a Jean Paulhan :

"las cosas han llegado a un punto en que podría decirse que así como en otros tiempos la juventud corría en pos del amor y tenía sueños de ambición, de poder material y de gloria, actualmente tiene un sueño de vida y corre tras esta vida, la persigue (si puede decirse) en su esencia; quiere saber por qué la vida está enferma y quién ha podrido la idea de la vida...
ser culto es quemar formas, quemar formas para ganar la vida; es aprender a mantenerse erguido en el movimiento incesante de las formas que se destruye sucesivamente...
Hay miles de formas de pasar por la vida y de petenecer a una época. No estamos para que en un mundo desorganizado los intelectuales se dediquen a la especulación pura... estamos para que los intelectuales entren en su época y pensamos que no hay otro medio para que entren que hacerles la guerra.
La guerra para conseguir la paz..."

(tomado de "El teatro y los dioses", México 29 de febrero de 1936, incluido en "Mensajes Revolucionarios")