lunes, 10 de noviembre de 2008

lococu

lo va a dejar, la chica lo va a dejar. las chicas ya lo saben, él no. pero era de esperarse luego de que el profeta Mábulo lo anunciara con tanta antelación. ella estaba pensando en grande. y es seguro que ella no tiene ni idea que lo estoy contando en este post. porque no tiene ni idea de qué es un post y tampoco tiene idea de nada. sus neuronas trabajan menos que empleado de ministerio. la noticia final es esa. ella no piensa seguir más con el novio. factores hay un montón. la batería es uno de ellos. quizás es que para ella, él ya no suena. no "le hace bulla", o de repente, su bulla la aburrió. ella lo va a dejar, y el nuevo patín no tiene ni un pelo de tonto. ella es tonta pero tiene ideas marcadas, es cuadriculadita y terca. no va a dejar de hacer lo que su madre le encomendó desde el sur: el progreso, hijita. y el progreso no está siempre en manos del sentimiento, no viene con él. al menos para nuestra chica protagonista es así. se lo escuché decir varias veces. y yo me reía porque sabía que el desenlace vendría pronto. pero que ella no me iba a contar nada. simplemente ella lo va a dejar, tiene sus razones. tiene sus rezones. tiene retos y tiene retas. grandes metas por conseguir. quiere bailar en un suelo más pulido y acostarse en una cama más suave y olorosa. claro que con el mismo fin anterior, pero con el beneficio duradero o prolongado que ella pretendió siempre. no sé si será así. pero voy a mirar y me enteraré. uno se entera aunque no lo quiera. y pienso en el chico y en su futuro destino inevitable. los zapatos negros caminarán solos, correrán, pisarán las paredes blancas y luego serán retirados del pie para ser lanzados al aire. eso es muy probable. qué loco lo que cuento, loco cuento.

3 comentarios:

Pierre dijo...

muy buen ritmo juan pablo
muy bueno

iziar leugers dijo...

oe pobre baterista, aunque en el fondo esos consiguen novia al toque...

peregrino dijo...

Cuanto de verdad hay en el relato?...

Nos leemos.