lunes, 2 de marzo de 2009

capaloma

mientras iba paseando por la azotea de mi casa me puse a pensar y a mirar. de repente, del cielo bajó una paloma y se posó en el muro que estaba frente a mí. me miró y al parecer dudó entre irse volando o quedarse. finalmente se quedó. yo me puse a observarla. era una paloma gorda y de color gris. por un momento parecía imperturbable, muy concentrada. entonces, vi que la paloma se inclinó hacia atrás y se puso a cagar. soltó dos chorros de mierda, me miró y se fue volando. levanté la mirada y ahi estaba ella, nuevamente por los aires, feliz luego de haber dejado su caca en el techo de mi hogar. esa paloma la cagada.

1 comentario:

peregrinoinmovil dijo...

Felizmente que fue en el muro y no tu hombro.

Nos leemos.