viernes, 21 de enero de 2011

bailar con la más fea

bailar con la mas fea no debería considerarse algo negativo. si te toca bailar con la más fea, pues no te sientas mal, porque la suerte de la fea la bonita la desea. además, ponerse a bailar, de por sí, ya es una suerte. y esta suerte no es fea ni de la fea, necesariamente. bailar es divertido y si bailas con la fea, bailar con ella no te afea. porque la fea sigue siendo fea si baila contigo o no. de repente, pienso, si te toca bailar con la menos fea, o mejor aún, con la más bonita, ésta no sabe bailar, o te pisa o huele mal y bailar con la más bonita no siempre es una gran suerte, porque tampoco la suerte de la bonita la desea la feíta. para nada. las dos suertes, la de la fea y la de la bonita, son deseables siempre que puedas bailar. el problema, quizás, puede surgir si te toca bailar la más fea, la más fea canción que existe en el universo musical y en ese caso, siendo bonita o fea tu parejita, ninguna suerte puede resultar beneficiosa. por eso quiero que me digas si eres la más fea, y luego, que me dejes bailar contigo. en consecuencia, si yo bailo con la más fea y si la suerte de la fea la bonita la desea, entonces la suerte de la más fea la más bonita la desea, por lo que podemos concluir en que la más bonita desea bailar conmigo. qué bien, que me pongan una salsita pegadita para bailar con la más bonita.

2 comentarios:

Fermina dijo...

jajajajajaja

deberías ser cómico ambulante.

con el mejor respeto a los cómicos ambulantes y su backstreet stile!

noseasloco dijo...

cómico ambulante, jaja!! qué mala!! pero ni hablar...!!

gracias igual por leer :)