jueves, 20 de enero de 2011

tengo tiempo

y cómo decir que no tengo tiempo si todavía se pueden hacer las cosas.

porque las cosas tienen que hacerse.

como cuando me levanto por la mañana y me debo cambiar de ropa.

pero antes debo bañarme.

o de repente no, porque hace frío o porque da flojera.

(o porque soy cochino)

como cuando hoy, que me desperté más temprano que de costumbre. prendí la tele y empecé a hacer zapping. vi en la pantalla a varias personas frente a mi, paradas, sonrientes, lúcidas y felices de que comenzara el día.

ellos ya estaban haciendo sus cosas. y yo aún echado, luchando contra la fuerza magnética de mi cama (de la cama de todos, creo)

entonces, en uno de los canales salen dos chicas que saludan a Latinoamérica desde Punta del Este, muy felices en la playa, con el sol radiante...

salí de mi cama, apagué la tele, haciéndome la idea de estar una hora después por la javier prado yendo a mi oficina y no a punta del este.

1 comentario:

Fermina dijo...

Yo le llamo "Las fuerzas del mal".